MUXE'S

En la región del Istmo de Tehuantepec, en el estado de Oaxaca, México, viven los Zapotecas del Istmo. Con sus tradiciones y costumbres bien arraigadas, en contraste con la uniformidad en el estilo de vida que se vive en la mayor parte de la ciudades del mundo.  Aquí, las mujeres tienen una posición social muy importante. Y tan importante es, que hasta algunos antropólogos la definen como una “sociedad matriarcal”. En este contexto, en Juchitán de Zaragoza, conocí a los 7 “homosexuales-travesti” de mi trabajo fotográfico y, con ellos, entré en sus realidades, en sus vidas de todos los días. La familia, -y ante todo la madre-, acepta totalmente al hijo homosexual y lo protege. La sociedad convive pacíficamente con el “diferente”, integrándolo en sus rituales sociales. 

Durante mi trabajo, busqué retratar momentos de la cotidianidad. Sobre todo, en la vida familiar y en el trabajo, donde se desarrolla la mayor parte de su día. En estos momentos hay hombres que se sienten, comportan, viven y visten como mujeres y comparten, en libertad y armonía, esta “diferencia” personal. Ellos quieren ser mujeres. Por eso, intenté encontrar y retratar su feminidad y, a la vez, la dualidad en la que vive una personalidad femenina dentro de un cuerpo de hombre. Mis fotografías representan un retrato personal de una sociedad tradicional donde la homosexualidad y, en general, el “diferente”, vive su cotidianidad sin la presión psicológica de sentirse rechazado por los demás y sin la agresión, por parte de la sociedad que los rodea, debido a su diferente manera de vivir.